Influencia de los demás y mis hábitos

Influencia de los demás y mis hábitos

“Y tu, ¿cuándo te pones a dieta?”

Hoy, alguien me ha preguntado esto. Tranquilidad, no he soltado un «¿por qué no te callas?». Lo único que se me ha ocurrido decir ha sido: “pero si yo soy nutricionista, yo me cuido siempre”.

Ahora me da rabia no haber dicho nada más. Llevo toda la tarde dándole vueltas a que podría haber dicho, pero ¿habría merecido la pena? Repaso en mi cabeza que es, lo realmente importante y me saltan cosas como…

  • Llevo una alimentación muy variada, como 3 frutas al día, legumbres 3 veces por semana y mi verdura no falta nunca
  • Mis lunes son sin carne
  • Llevo siempre la botella llena de agua y bebo lo que necesito, no me obsesiono si bebo 2 litros o 2 litros y medio
  • No me conformo con el pan pseudo-integral que me venden en el supermercado, por eso, aunque la panadería que si lo vende están más lejos y en sentido contrario al super, me organizo y compro allí
  • Me encanta comer poke, así que cuando lo pido, la base siempre es de arroz integral y no de arroz sushi
  • Cuando salgo fuera a comer no me siento mal por elegir algo saludable y no me influye la opinión de los demás
  • Observo que soy un ejemplo para los que me rodean
  • Elijo comer con sentido común y siguiendo mis principios
  • Elijo no beber alcohol y no me importa que el resto beba o lo que opine
  • He reeducado mi paladar para que el chocolate negro del 85% me acabe encantando, y no lo elimino de mi vida
  • Hago ejercicio 6 días a la semana, un día con mi entrenadora personal, que me mete una caña que no veas, y el resto salgo a correr mínimo 30 minutos.
  • Tengo mi objetivo muy claro ¡Media-maratón!
  • Cada vez corro más rápido y me recupero antes
  • Cada vez disfruto más de los entrenos y soy capaz de correr sin música, solo yo, mis zancadas y mis pensamientos
  • También tengo hambre emocional, pero he aprendido a controlar a mi devoradora interna.
  • Pruebo nuevas recetas, ingredientes y restaurantes
  • No me obsesiona mi peso ni mi alimentación
  • Me siento bien con mi cuerpo y conmigo misma
  • Cometo errores, como todos, y aprendo de ellos
  • No soy mejor que nadie ni perfecta
  • Cada día me reto a mi misma a ser mejor persona, hija, hermana, novia, amiga… lo que me ayuda a ser mejor nutricionista
  • Cada día me gusta más mi trabajo y ayudar a la gente
  • Cada día soy más feliz con lo que hago y con como soy
  • Por el hecho de que no cumpla el canon de cuerpo perfecto o no tenga una talla S o M, no quiere decir que no este sana.
  • Soy una persona alta, estoy en un peso saludable, tengo un nivel de grasa visceral bajo, un % de agua y grasa corporal saludables y las analíticas me salen perfectas.

Pero estos parámetros de peso, grasa, agua, glucosa, etc., no me definen al 100% como una persona sana. Lo que determina que mis hábitos sean saludables es todo lo que hago y no hago cada día para cuidar mi salud.

En ese momento pude haber dado todas estas explicaciones, y haber añadido algo así como… “Esta soy yo. Feliz de mi misma, con mi cuerpo y mi salud, y con unos hábitos que considero saludables. ¿Qué podrías decir tu de tus hábitos?”

Pero, ¿de que habría servido?

Muchas veces cuestionan lo que hacemos, lo que comemos o para qué nos cuidamos. Que no te influya la opinión de los demás. Cuando sientas desazón por comentarios como este, piensa en todo aquello que has conseguido y todos cambios que haces cada día. Lo que verdaderamente importa es como te sientes tu, en que crees que haces bien y en que crees puedes mejorar.

 

Comparte en redes sociales:

Comenta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies